Artículos

Los Iberos en Granada

"La Providencia ha favorecido maravillosamente a las provincias granadinas. De cielo tan risueño, de terreno tan fértil están dotadas que no ha faltado quien las compare con la mansión de los bienaventurados".

Leer más...

LA ALPUJARRA

En el rincón Sureste de la Península Ibérica, a caballo entre las provincias de Granada y Almería y enclavada en plena cordillera Penibética, se encuentra la comarca de la Alpujarra, o como a otros gusta llamar, “La granadina y la almeriense". 

Con una extensión de más de 1.300 kilómetros cuadrados, la Alpujarra granadina ocupa de Norte a Sur, desde las más altas cumbres de Sierra Nevada hasta las orillas el Mediterráneo en plena Costa Tropical, allende las Sierras de la Contraviesa y de Lújar. Por el levante son sus confines la Sierra de Gádor y el Valle del Andarax y por el poniente la Sierra de Lújar y el Valle de Lecrín. Una pléyade de pueblos y aldeas de una riqueza etnológica deslumbrante se difuminan por las laderas nevadenses en medio de parajes donde la naturaleza, casi indómita, ha condicionado la historia y la cultura de estos lugares.

No está muy claro el origen etimológico de la denominación Alpujarra. Así, para unos investigadores como Romey deriva de los términos al-bardhela , que fue el nombre que recibieron las contrucciones realizadas por Suhair al-Karsi durante la invasión Almorávide. Para Mármol, en cambio, la comarca toma el nombre del caudillo de origen beréber al-Buxarra, que conquistara las tierras existentes entre el monte Solair y el mar Mediterráneo en siglo VIII. Sin embargo, la teoría más aceptada es aquella que considera que el nombre de Alpujarra significa la indómita, apelativo que a juzgar por su incomunicación ancestral, sus gestas numantinas y sublevaciones revolucionarias, dirigidas por personajes de la talla de Aben Humeya o su lugarteniente Aben Aboo, lo describe perfectamente. Aún su carácter indómito y su aislamiento siguen siendo rasgos singulares de este pequeño reino enmudecido casi definitivamente en el año 1571 tras la lamentable e incomprensible expulsión de los moriscos granadinos que lo habitaban y que con paciencia de siglos hacían manar de sus agrestes campo, riquezas de miel y seda.

Atravesada longitudinalmente por el río Guadalfeo que divide a toda la comarca en dos, distínguense la Alpujarra Alta y Baja, la una serrana la otra marinera, pero las dos suspiran por el río. Por las vertientes de la Alta, sus sierras se precipitan a través de bellísimos barrancos como los de Poqueira, Trevélez y Mecina, que dejan pasar las aguas níveas agrupadas en caudalosos torrentes. En cambio, de las barranqueras y ramblas de la Baja, como las del río Torvizcón, sólo recibe el Guadalfeo los sórdidos arrastres de esporádicas tormentas, que poco a poco desgarran el corazón de fluorina de las montañas.

Pueblos encalados trepan monte arriba de modo que parecen estar colgados en páramos multicolores a los que sólo podrían acceder las águilas que sobrevuelan paisajes de castaños y hayas que han merecido para algunos apelativos tan descriptivos como los de “Pequeña Suiza” o “Pequeño Tíbet”, este último por haber sido elegidas estas indomables alturas como lugar de reencarnación del Lama Yese en el templo budista del Padre Eterno donde escogió a un chiquillo juguetón y travieso llamado Osel. Conquistan la Alpujarra Alta pueblos como Bayacas, Carataunas, Cáñar, Soportújar, Pampaneira, Bubión, Capileira, Pitres, Pórtugos, Busquístar, Trevélez, Jubiles, Narila, Los Bérchules, Mecina Bombarón, Válor, Yegen, Mairena, Ugíjar, Cherín, Picena o Laroles, que destacan por su sonoro nombre y su belleza enfriada en los hielos permanentes de Sierra Nevada. Tampoco desmerecen los de la Baja Alpujarra, ni en primor ni en musicalidad, siendo sus rincones auténtico paraíso de sosiego y luz, de vino de costa y cultivos tempranos. Órgiva, Almegíjar, Torvizcón, Murtas, El Haza del Lino, Cadiar, Jorairatar, Sorvilán, Albondón, Albuñol, Polopos o Gualchos, son buenos ejemplos de este remanso, mitad montaña, mitad orillas del mar. Sirva este corto pasaje, de modesta descripción de uno de los lugares más sublimes que existen en nuestra tierra, lugar obligado de visita de los granadinos y de las gentes que a Granada se acerquen. En él encontrarán paisajes sin igual, cambios de luces irrepetibles, escenas cotidianas desaparecidas ya en todas partes menos en estas tierras y magníficos lugares donde comer y beber al amparo del hogar de una chimenea y de retahílas de trovos.

Del libro “Miscelánea de Granada”

César Girón

Maripi Morales

maripi morales en abrantes

Maripi Morales Torres fue una grande y prolífica artista de la pintura naif que nació en Granada en mayo de 1933 y se nos fue al Cielo en julio de 2013. Como dijo el periodista Ramón Ramos en el diario “Granada Hoy” anunciando su fallecimiento, los pájaros seguirán cantando y Granada se hará más vieja cada tarde, pero “ya no habrá quien pinte sus cosas diminutas” como lo hacía la genial Maripi.

Su última exposición, realizada en el Palacio de Abrantes en julio de 2012, la tituló precisamente así, con esa frase acuñada por Federico García Lorca, que decía: “Granada ama lo diminuto”. Ella amaba lo diminuto y lo plasmaba deliciosamente en su pintura. Era una artista muy granadina, una mujer entrañable y cariñosa, que supo esperar a criar a sus cincos hijos para dedicarse de lleno a la pintura, dando rienda suelta a una vocación tardía que llenó por entero el resto de su vida.

Leer más...

Noticias de Granada

Noticias España

  • Estoicismo para la Vida

    El profesor Miguel Ángel Padilla desgranó en esta conferencia online una serie de consejos prácticos extraídos del estoicismo. Por un lado los estoicos hablaban del Universo como gran ser vivo,[…]

  • Entrenamiento deportivo al aire libre

    Se ha organizado una sesión de entrenamiento deportivo al aire libre, a cargo de Nury Navas, especialista en carrera de fondo, que ha contado con la asistencia de varios estudiantes[…]

  • Conferencia online: «El principito. Enseñanzas para el alma»

    En esta charla online se trató de desentrañar algunas claves de interpretación de la inmortal novela de Antoine de Saint-Exupéry.  El Principito es uno de esos libros cuya lectura permite[…]

Pensamiento del día

Para desembarcar en la isla de la sabiduría hay que navegar en un océano de aflicciones.
Sócrates

Revista Esfinge

Filosofía para la vida

  • Volver a los Clásicos

    En el largo camino de búsqueda del sentido hay lugares de remanso, donde poder calmar las ansiedades y los desconciertos. No se pueden localizar físicamente, o quizá sí, porque en[…]
  • Los ciclos matemáticos de la historia

    El debate sobre si la Historia ha de ser considerada como una ciencia o si es un saber más cercano a las ciencias sociales, siempre ha estado presente en la[…]
  • La gran escapada

    Si hiciéramos caso a los mensajes publicitarios que nos inundan en esta época del año, tendríamos que pensar que el mundo se ha detenido y todos nos hemos ido de[…]

Blog de un filósofo cotidiano

  • La educación es mágica

    La educación es mágica, no por lo que da, sino por lo que despierta (Jorge Ángel Livraga).
  • El ritmo de la piedra

      ¿Por qué dices: «oh, cosa muerta (…)? El ritmo de la piedra acaso sea otro ritmo, pero yo te digo que si sondeas las profundidades de tu alma y[…]

Biblioteca de artículos

  • Vocación y formación de los jóvenes

    Esta carta va dirigida a un joven cuyo nombre desconozco, una de esas personas con las que nos cruzamos en la calle, o mientras esperamos para pagar en la caja[…]
  • Hacia una nueva convivencia

    «La convivencia, cuando voluntaria y consciente, es el arte de vivir y dejar vivir». Este arte es más difícil de lo que parece a primera vista, pues implica, a distintos[…]
  • Anécdotas filosóficas: Alain y los libros de filosofía

    El filósofo francés Alain (Émile Chartier, 1868-1951) aconsejaba a sus discípulos que no leyeran demasiados libros. Les decía: —Si se eligen bien, basta con un centenar de libros para toda[…]

Relatos filosóficos

  • Memoria de Beatriz

    Era otro tiempo, entonces. Queda el recuerdo, vivido, del hombre en el caballo, bajando del caballo, nos queda aquella estampa, el hombre en el caballo, el sendero, la tarde. Quedan[…]
  • Omir Si Infi (El que nunca ríe)

    I “Que los dioses te sean propicios, Omir”. El saludo cogió desprevenido a Omir que estaba sentado en posición de meditación, de espaldas a la puerta. Como todos los días[…]
Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra página web. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.